sábado, 22 de noviembre de 2008

Pies hermosos

.


La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea.
Mansa suele subirle la belleza,
por tobillos pantorrillas y muslos,
demorarse en el pubis,
que siempre ha estado más allá de todo canon,
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona, tocan para Elisa;
reivindicar los lúbricos pezones a la espera,
entreabrir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo;
La mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.

MARIO BENEDETTI

1 comentario:

I dijo...

Preciosa poesia, soy una fan incondicional de Mario Benedeto